X
Misterios asombrosos de Acapulco parte 1
8 de febrero de 2021
Fuente: Depresión tropical no. 26
@magnoliophytae (usuario de Twitter)

Saludos querido lector. Hoy tendrás la
oportunidad de descubrir las enigmáticas historias que este paradisiaco puerto guarda, quizás algunas ya las conozcas o has escuchado rumores. Acompáñame en este primer viaje de tres partes que te voy a contar.

1. La famosa cueva del diablo
En Acapulco se especula mucho sobre este lugar ubicado en La Quebrada.
Diversas fuentes y residentes del puerto comparten ideas y experiencias sobre este lugar al que hasta ahora nadie se ha atrevido confirmar. Lo cierto es que entre las creencias que se tienen es que probablemente este túnel conecta a La Quebrada con el Fuerte de San Diego.

Por otro lado se piensa en la probabilidad de que dentro de la cueva podría existir un posible tesoro custodiado por el mismísimo diablo. Se cree que aquel que intente aventurarse a entrar quizás no vuelva a salir.
El 7 de junio de 2015 un grupo de nadadores y clavadistas de La Quebrada se organizaron para nadar muy cerca de la cueva. Nadaron, treparon, exploraron y aunque no encontraron tesoros, afirman que existen fuertes corrientes marinas.
2. El Segundo túnel del Maxitunel

El Maxitúnel Interurbano Acapulco o comúnmente llamado Maxitúnel de Acapulco es un túnel que conecta a la ciudad de Acapulco con la Autopista del Sol, siendo actualmente el segundo túnel más grande de México solamente por detrás de la Escénica Alterna, proyecto de gran envergadura a nivel mundial.

Sin embargo uno de sus túneles no se encuentra en funcionamiento debido a que; como algunos cuentan, se descubrió un agujero inmenso que no iban a poder rellenar. Este túnel sería utilizado para recibir la llegada de turistas que vinieran por carretera aunque también se cree que existen afectaciones a los vecinos que viven sobre o alrededor de esta colosal construcción y que por ello se detuvo la excavación del mismo.
3. El panteón de Icacos.

En la zona dorada justo a un costado del Hotel Calinda se encuentra un lote con piso de tierra en donde se cuenta que hace años atrás fungía como cementerio. En la actualidad este sitio funciona como estacionamiento o como sede para realizar eventos.

Se dice que durante el gobierno de Rubén Figueroa en los años 70, había viviendas que estaban a orilla de playa y reubicó a 37 ejidatarios para que la zona de playa fuera convertido en sitio público transformando así 762 hectáreas en la zona hotelera que conocemos ahora.

Por ello es que el espacio donde estaba este panteón se mantiene intacto y permanecerá libre de construcción debido a que no hay cuerpos exhumados hasta que los propietarios ejidales cedan.

Note pierdas la segunda parte de este especial de historias que quizás no conocías sobre Acapulco.
También te puede interesar...